Será gratificante para quienes gustan conocer la historia sevillana de la pintura en  los últimos sesenta años, acercarse a la exposición con que Birimbao cierra esta temporada 2017 – 2018. En ella se encontrarán con la más reciente línea de trabajo de Paco Cuadrado que, en la búsqueda de la “perfectibilidad” de su experiencia como artista, quiso profundizar en su última etapa con los valores expresivos de la acuarela y su difícil juego de agua y color. Es un trabajo interesante, bello, que pone de relieve la sinceridad, naturalidad y total conocimiento con que el autor maneja el dibujo y la composición.

 

No hay que olvidar lo mucho que este artista contribuyó, desde finales de los años cincuenta del siglo pasado, a conformar los profundos cambios que en nuestra ciudad posibilitaron una manera nueva de expresar la realidad artística sentida.  Este condicionante histórico del nuevo arte sevillano está muy presente, entre afirmaciones siempre, también a veces dudas, a lo largo de toda la vida y la obra de Cuadrado. Por eso es tan particularmente interesante enfrentarse a sus últimas creaciones desde la serenidad y el sosiego que transmiten.

……