Juan Ángel González de la Calle

1956 Jerez de la Frontera (Cádiz)

A lo largo de toda mi trayectoria artística hay una nota que es una constante y permanente señal de identidad. Mientras que la técnica se ha ido modelando, enriqueciendo con los conocimientos y sobre todo con la práctica. La narrativa, la visión del mundo representado ha tenido y tiene unas obsesivas maneras de hacerlo. Unos elementos desubicados, unos actores ajenos a su escenario, una mezcla imaginaria que conviven en armonía ofreciendo otras posibilidades.

Distopias le llamó hace años el psiquiatra Luis Salvador Carulla cuando le puso texto a un catálogo mío.

Todo está fuera de su contexto natural en una convivencia tranquila.

En ésa misma línea mi amigo, escritor e historiador Manuel Romero Bejarano comentaba en la presentación de un catálogo sobre una exposición: “Los campos nevados y los jardines se ven alterados por coches colocados en posiciones inverosímiles y accidentes aéreos. Las alfombras se trocan en tierra y son ocultadas por las nubes de un cielo bajo y evocador. Nada parece lo que es, o tal vez sí, pero nada parece estar en su sitio. Los humanos se muestran impasibles aún cuando viven situaciones extrañas, como ese guardia cuya garita está encima de una duna o los indígenas africanos que bailan junto a esas chozas acompañados de un rabino vestido con ortodoxia”.

Sigo trabajando con esa intención, incorporando elementos que aparecen de cualquier manera y forman parte necesaria para zarandear la idea.

 

 

Juan Ángel González de la Calle.

Obras en almacén