Francisco Peinado

1941 (Málaga)

Francisco Peinado, pintor y grabador, emigró con su familia desde Málaga a Brasil cuando tenía once años. Estudió en la Escuela Superior de Bellas Artes de Sao Paulo, dónde su sensibilidad artística encontró formas para plasmar el mundo que iba descubriendo con su mirada ágil, profunda, cargada de ironía y rebelión. Vuelve a Europa en 1963 y vive en Málaga, Madrid, Colonia, terminando por establecerse definitivamente en Málaga, donde continua su búsqueda artística a través de óleos, acuarelas, dibujos y grabados.

Peinado destaca por la calidad de su diseño y el dominio de una técnica que conoce y emplea para expresar matices exquisitos, tanto en la composición como en el color. Así, construye paisajes, personajes y objetos con fuerte carga onírica, fantasmal, inquietante. Un lenguaje de soledad y aislamiento que se rompe en trazos de ironía y desconcierto.  Su pintura ha discurrido por caminos figurativos hasta la década de los noventa del siglo pasado, en que se abrió a la abstracción, seguramente como necesidad de profundizar en la pura pintura, volviendo después al mundo de las cosas, las historias y la naturaleza que sigue desarrollando a través de imágenes de pintura imaginativa, simbólica y social, con un dibujo de ritmo calmo que puede convertirse en un momento dado, en vertiginoso y desconcertante. En sus cuadros hay mucho de poeta que acepta a regañadientes el entrañable vaivén de su vida sin renunciar nunca a su faceta inconformista.

Sus obras se han expuesto en distintos países: Alemania, Francia, Finlandia, Egipto, entre otros, así como en diferentes ciudades españolas. Colecciones privadas y museos de todo el mundo cuelgan cuadros suyos: El Museo de Arte Abstracto de Cuenca, El Ateneum Taidemuseo de Helsinki, el MOMA de Nueva York, el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Rijeka, Croacia, el Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, entre otros.

      Obras en almacén