Eduardo D’Acosta, inaugura en la Galería Birimbao: “Idea, copia y reproducción”. El proyecto, pensado trabajado e interiorizado durante largo tiempo, se materializa en fotografías realizadas en distintas ciudades del mundo. Imágenes de vaciados en yeso de esculturas: desde las excelentes copias de los Museos Vaticanos hasta los souvenirs más kitsch del Chinatown newyorkino. Una reflexión sobre la importancia que tuvieron las copias y reproducciones, tanto en el estudio y conocimiento del arte como en la afirmación personal del status de muchos viajeros a lo largo, de los últimos doscientos años. Las piezas atesoran para el artista, sutiles elementos comunes: desde el gusto más elegante al más prosaico y busca captarlos con su cámara.

 

El mundo de las colecciones de copias, cada vez más en valor con el resurgir de los Museos de yesos o Gipsotecas, encaja muy bien dentro de la obsesión del autor por analizar desde diferentes perspectivas, cómo la fotografía representa la realidad. Fruto de esta preocupación fue ya, la exposición de 2009 titulada “Apariencias” o posteriormente en 2012, el trabajo titulado “Vallas”. Ahora, al fotografiar todo un repertorio de copias, de reproducciones y de réplicas de distinta índole, busca que el espectador descubra a través de las pistas que puedan aportar los elementos fotografiados, la realidad del original desconocido. Es una forma de recuperar el protagonismo que, desde finales del siglo XVIII, muchos de los vaciados fotografiados tuvieron en el aprendizaje y formación de tanta gente y que la propia técnica fotográfica contribuyó a arrinconarlos, al ofrecer las imágenes en papel o en diapositiva. Es también una manera de acercarse a la popularización de la cultura y a ciertos rasgos de la sociedad de consumo con lo que a veces suponen de degradación de lo artístico.

 

Al final el núcleo central del trabajo, es pues: el juego entre la fotografía como expresión artística, que no alcanza a representar la realidad, aunque es la que más se le acerca, y las reproducciones fotografiadas, que buscan parecerse al original sabiendo que nunca serán auténticas. Eso es lo que ofrecen las imágenes y eso es lo que capta la atención y el interés del observador. Imprescindible.

Enlaces de interés: